Los Túneles Secretos Jesuitas

Por in Historia | Etiquetado como: No hay etiquetas en este artículo
Los Túneles Secretos Jesuitas

San Luis de la Paz, Gto. Martes, 5 de junio de 2012.  Uno de los mayores misterios de nuestra historia, indiscutiblemente son los túneles que existen debajo de la ciudad.  Aunque solo uno puede ser explorado, por estar los demás aterrados, a través del tiempo se han encontrado tramos de ellos, al excavar para hacer algún tipo de construcción.  Su origen aún no está confirmado, pero la teoría principal involucra a los Jesuitas, que en San Luis de la Paz crearon su primera misión en México, a fines del siglo XVI.

Más allá de la Alameda, donde nacían los antiguos manantiales, existe un subterráneo que es considerado parte de los túneles secretos.  Por la manera en que sus paredes están esculpidas, denota que no es una formación natural, sino que fue hecho por el hombre. Muchos creen es parte de una red de excavaciones que se usaban para recorrer la mancha urbana sin ser visto.  Este es ocasionalmente visitado por turistas.  Mide poco más de 100 metros de largo.  No se puede explorar más allá, porque el resto está cubierto de tierra.

Son variadas las teorías sobre la construcción de los túneles.  La principal es la siguiente: A causa de que no todos los chichimecas se pacificaron inmediatamente, en el siglo XVII y quizás también en el siglo XVIII, los Jesuitas construyeron para su protección túneles por debajo del pueblo. Estos comunicaban a su casa con diversas capillas. Los mismos pudieron haber servido como canales para surtir de agua.  Probablemente las excavaciones fueron hechas por manos expertas de las minas de Pozos.

A pesar de que en el presente están en su gran mayoría aterrados, gracias a Don Ricardo Soltero "El Químico" (+)  conocemos que algunos de los supuestos recorridos son los siguientes:

* La entrada de un túnel estaba en la segunda grada de la Cancha Parroquial San Luis Rey. Según personas que se introdujeron en él, corría por debajo de las capillas de San José y la actual librería parroquial. De ahí cruzaba la calle Matamoros, pasaba por el Jardín Principal, atravesaba la calle Mina, corría por debajo de la Presidencia Municipal, seguía por la calle Morelos, cruzaba Galeana, continuaba por Morelos, atravesaba Bravo y entraba a la antigua capilla de La Soledad (donde hoy está la actual Parroquia de Las Tres Ave Marías). En la esquina de Morelos con Bravo, tenía una desviación que iba por Bravo hasta llegar al antiguo templo de La Santa Escuela, en la esquina de Bravo con Guerrero. De ahí subía por Guerrero, pasaba por San Luisito, atravesaba Galeana, seguía por la misma calle por debajo de la escuela Chabelita, al llegar a la esquina con Mina daba vuelta rumbo al Colegio Gonzalo de Tapia donde estaba otra entrada.

* Detrás de la Pila del Gato en la calle Victoria, bajaba otro túnel rumbo al Jardín Principal, hasta llegar probablemente a donde era su casa de ejercicios espirituales (hoy Banco Banorte).

* En la esquina sureste de Jiménez con Victoria, subía un túnel por Victoria y en Michelena daba vuelta hacia el sur; al llegar a Allende daba vuelta hacia abajo. De ese lugar se distribuía a la Casa de los Tesoros, en la esquina sureste de Allende con Michelena.

* Atrás del Sanatorio Guadalupano, por la calle Verónica, estaba una bajada bastante ancha con peldaños que probablemente era la entrada de otro túnel. Seguramente comunicaba con otro que iba hacia la salida a Victoria. En la parte alta de la calle Leandro Valle, en el cerro, existía otro que se dirigía a un punto en la falda de La Montañita, cerca del Ojo de Agua antiguo.

* Había uno que iniciaba en la calle Niños Héroes enfrente de la Casa de la Cristiandad. De ahí bajaba por la calle Rayón hasta llegar a la Plazuela. Tal vez estaba conectado con el que está debajo de la fábrica de vinos.  Este lo volveremos a mencionar cuando hagamos un artículo sobre esta fábrica. 

* En la Plazuela, debajo de una tienda que está en la esquina de la calle Garibaldi, se encontraba otro túnel hundido y anegado con aguas sucias. Se unía en una esquina con el de la fábrica de vinos, pero iba más profundo que este. 

* En la calle Hidalgo, enfrente al Jardín Hidalgo (La Pila Nueva) había un sótano que conducía a un subterráneo que pasaba por debajo de este jardín; seguía por Bravo, cruzaba Rayón, proseguía por Bravo, daba vuelta hacia Allende y llegaba al Templo de Señor Ecce Homo.

 

 

 
 
 
 
 
 
 

Image gallery

Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

  • Marcado
  • Itálico
  • Subraya
  • Cita

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha