La Historia de Mineral de Pozos

Por in Pozos | Etiquetado como: No hay etiquetas en este artículo
La Historia de Mineral de Pozos

Mineral de Pozos, Gto. Jueves, 17 de mayo de 2012.  En 1576, al levantarse un  fuerte  defensivo contra los Chichimecas, llamado Palmar de Vega , nació este singular poblado, rico en minerales, historia, y admirables parajes.  Entre plata y otros metales preciosos, se forjó la leyenda e importancia de la después nombrada Ciudad Porfirio Díaz en el siglo XIX.  El abandono llegó con la Revolución Mexicana y otros factores.  Pero hoy, como el ave fénix, renace de sus cenizas, para atraer artistas, filmaciones y turistas como Mineral de Pozos, Pueblo Mágico.

En la época prehispánica, previo a la llegada de los europeos, la región estaba poblada por aguerridos indígenas Chichimecas.  En 1576, los conquistadores españoles construyeron en el sitio un fuerte para proteger la Ruta de Plata, que iba de Zacatecas a México, de los frecuentes asaltos de los nativos.  Este presidio fue llamado Palmar de Vega y de esta manera nace la villa con el mismo nombre.

Como los Chichimecas no pudieron ser sometidos por las armas, fueron enviados misioneros de la Compañía de Jesús para pacificarlos. Los evangelizadores jesuitas se dieron cuenta de la riqueza mineral del área y le enseñaron a los indígenas técnicas europeas para la extracción y beneficio de metales.

De tal enseñanza quedaron como vestigio tres hornos cónicos construidos en 1595.  Durante la estancia de los religiosos,  se trabajaron minas de mercurio, plata y oro.  Con el tiempo,  se encontraron más yacimientos, por lo que la importancia económica y política del Palmar empezó a crecer.

Los jesuitas fueron expulsados de la Nueva España en 1767, por temor al poder que habían acumulado; sin embargo, dejaron como herencia a los poceños las bases de la metalurgia.

Durante la mayor parte del siglo XIX,  tuvo largos periodos de abandono debido a los movimientos armados de Independencia, Reforma, Sierra Gorda e Intervención Francesa.  La miseria reinaba entre sus 8,000 habitantes.

A partir de 1888, bajo el mandato del dictador Porfirio Díaz, milagrosamente cambió el lamentable estado del lugar.  Los factores que determinaron este cambio fueron: la consolidación de la paz, las facilidades que el gobierno otorgó a los mineros, la enorme inversión de capital nacional y extranjero, la introducción del ferrocarril y la implementación de modernos sistemas de extracción y beneficio.

El impresionante auge minero de esta época contribuyó a un crecimiento económico, comercial y demográfico sin precedente en la historia de Pozos.  Por lo que en 1897, el poblado fue elevado al rango de ciudad y recibió por nuevo nombre el de Porfirio Díaz.

Atraídos por la facilidad de amasar riquezas inmigrantes de Estados Unidos, España, Francia, Italia, Alemania, e Inglaterra llegaron a Ciudad Porfirio Díaz.  Asimismo, arribaron trabajadores de Guanajuato, Zacatecas, San Luis Potosí, Hidalgo y otros estados de la república.  De esta manera, a principios del siglo XX la población aumentó a la considerable cantidad de 80,000 habitantes.

En el mismo periodo se instalaron importantes establecimientos comerciales como Fábricas de Francia, Fábricas de París, El Vesubio, La Fama y La Libanesa.  Además, surgieron relevantes centros de servicio como restaurants, mesones, casas de huéspedes, hoteles, lugares de diversión y teatro.

La prosperidad económica contribuyó a grandes avances en el sector educativo y de bienestar social.  Por ejemplo, se construyó una suntuosa Escuela Modelo, como parte de un experimento que el gobierno porfirista importó de Francia.

El estallido de la Revolución Mexicana en 1910 marcó el inicio del debacle minero de la ciudad. La inestabilidad, las frecuentes batallas y saqueos causaron escasez de alimentos, fugas de capital y emigración.

En 1926, comenzó un segundo periodo de decadencia con la aparición del movimiento Cristero. Las nuevas batallas incrementaron la incertidumbre y la inseguridad de la zona.  Además,  de que las minas se inundaron.

La desgracia aumentó en 1928 por un decreto del gobierno estatal que redujo el estatus político de la ciudad, al de tan solo delegación municipal. Por ende, sus privilegios políticos y económicos fueron arrebatados.  También, el nombre fue cambiado por el de Mineral de Pozos, su nombre actual.

Estos golpes demolieron  a Pozos.  Para mediados de la década de 1930, gran parte de la población desalojó el lugar y la mayoría de las compañías mineras quebraron. El peligro de permanecer ahí, los continuos saqueos, la escasez de inversión, la falta de apoyos y la inundación de las minas fueron los motivos del colapso total.

Por muchos años el pueblo fue ignorado, sus edificios saqueados y destruidos. Ya para los años cincuenta era un pueblo fantasma, en completo abandono, con una población de tan solo 1,000 habitantes.

En los 60´s y 70´s hubo algunos intentos por reactivar la economía puesto que se pavimentó la carretera que lo comunica con San Luis de la Paz y San José Iturbide, se reinstalaron los servicios de teléfono y agua potable, se estableció una fábrica de cerillos, se construyeron escuelas y se creó una estación de radio.

Después de décadas de olvido, en 1982 el gobierno federal finalmente reconoció la importancia histórica del Mineral y lo decretó Zona de Monumentos Históricos.  Desde el  mismo tiempo, los poceños comenzaron su lucha por atraer turismo y desarrollar su comunidad por medio del fomento cultural y la celebración de eventos artísticos, como la Fiesta de la Toltequidad y el Festival del Mariachi.

Su singular belleza, captó la atención de productores de cine y televisión, por lo que cada vez fueron más las filmaciones nacionales y extranjeras que se realizaron en el lugar.  Igualmente, atrajo a artistas e inversionistas extranjeros, quienes comenzaron a instalar galerías, hoteles, y restaurantes.

El arduo trabajo de los poceños de muchos años dio frutos, cuando Mineral de Pozos fue declarado Pueblo Mágico, por la Secretaría de Turismo de México, el  16 de febrero de 2012.   Con el nombramiento, llegaran inversiones y promoción turística.  Con ello, Mineral de Pozos aspira a recuperar su importancia de antaño.

 

 

Image gallery

Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

  • Marcado
  • Itálico
  • Subraya
  • Cita

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha
Dog